SUGERENCIAS PARA MANIFESTACIONES Y CONCENTRACIONES

ASAMBLEA ANTIREPRESIVA EN MADRID

 

  • Desde el punto de vista de la posible represión policial es más operativo realizar pocas concentraciones/manis muy nutridas que muchas con pocos participantes. Para la policía, obviamente, es más sencillo controlar y reprimir un número escaso de personas y sus movimientos. Por ello es importante elaborar bien las convocatorias para que sean masivas, intentar juntar las que puedan coincidir en fechas cercanas o espaciar en el tiempo las que se quieran realizar, si lo que se quiere es que sean efectivas. Desde este punto de vista, consideramos muy interesante que se utilicen asambleas muy numerosas – como a veces son las de Sol – como punto de partida in situ de manifestaciones o movimientos en masa.

 

  • Intentar no acudir solxs a la mani, sino en compañía de personas conocidas o grupos de afinidad en las que confiemos, con las que hacer el recorrido de la manifestación y que puedan ayudarnos y a las que podamos ayudar en caso de problemas. Llevar siempre DNI, por si hubiera identificaciones policiales. Puede ser totalmente contraproducente y poco recomendable acudir en estado de embriaguez o de alteración sensorial.

 

  • Durante la mani o concentración, es recomendable no llevar ropa o complementos muy chillones o fácilmente identificables, o si se lleva cambiarse de ropa justo al acabar la mani y volver a casa. Llevar en la mochila objetos que puedan comprometer (botellas, alcohol, gasas, piedras, sprays, objetos punzantes) pueden ir en nuestra contra en caso de un registro policial. Por ello mismo, no llevar libretas, agendas, documentos etc. que puedan comprometernos. La POLI suele fijarse, dentro de una manifestación, especialmente en las personas que más les increpan o muestran una actitud más combativa. Eso es algo que debes saber. También muestra propensión a detener a ese tipo de personas (o a personas con un pasado de lucha) si reciben órdenes de detener. Cada manifestante debe ser consciente de este hecho, y actuar como considere oportuno.

 

  • Es importante disponer siempre de abogadx(s) de guardia para cada convocatoria y difundir su nombre y dos apellidos entre los manifestantes. Este nombre y dos apellidos son los que habrán de decirse en comisaría (seguramente Moratalaz) en caso de detención.

 

  • Una vez en la manifestación, es recomendable que haya personas estratégicamente situadas fuera de la masa, en calles adyacentes y si es posible en zonas altas (pisos) que controle desde fuera y desde arriba los movimientos de la POLI e informe de ellos a personas que estén dentro de la mani. Esto permitirá tener una visión más amplia de lo que está sucediendo, y organizarse mejor. La comunicación con esxs “informadorxs” puede hacerse a través de teléfono móvil o por medios alternativos.

 

  • Es conveniente andar alerta sobre la presencia de polis secretas en la manifestación, y en caso de que se tenga constancia y total seguridad de que unx de ellxs pulula por allí, avisar a las personas cercanas e informarlas del hecho. Su aspecto suele delatarles, pero las apariencias a veces engañan.

 

  • En determinados casos, si se desea resistir el empuje de la POLI, puede ser interesante formar cordones, pero siempre han de hacerse de pie (no sentados)  y si hay un grupo muy compacto y nutrido que lo forme. De lo contrario, será fácilmente desmontado por la POLI.

 

  • La acción solidaria de intentar soltar a un detenidx de las garras de la POLI puede tener éxito si se hace de manera coordinada entre varias personas, no hay muchos agentes cerca – mejor si es sólo uno – y se puede salir corriendo después con rapidez. En caso contrario, es probable que la acción no prospere, y la(s) persona(s) rescatadora(s) se encuentre(n) con una acusación de obstrucción a la labor policial.

 

  • No es recomendable continuar una manifestación si el número de personas va decreciendo al final de la misma, y llega a ser muy pequeño en comparación con el número de efectivos policiales. Las posibilidades de carga y detención son altas en esa situación, en especial si se ha salido ya del recorrido pactado de mani. En caso de que un grupo pequeño se encuentre rodeado, acorralado o enjaulado por kettling, existe la posibilidad (si se piensa que la carga puede ser inminente y no se desea) de elegir a un/a negociador/a entre gente de la mani para hablar con la POLI y disuadirla de que cargue y permitir así a la gente disolverse pacíficamente.

 

  • Es importante mantener una actitud de calma en caso de una carga policial. El pánico no es un buen aliado. Que la policía armada reglamentariamente avance no significa necesariamente que vaya a cargar, simplemente puede estar tomando posiciones. Las cargas son poco probables si el número de manifestantes es muy grande y si estamos en calles donde hay mucho tránsito humano. Conviene no perder la calma en esos momentos, ni lanzarse a estampidas innecesarias y contraproducentes. También es importante intentar tranqulizar a lxs compañerxs, y en caso de que la estampida se produzca, no ir todxs en la misma dirección.

 

  • Una vez terminada la mani o la acción, se sugiere no bajar la guardia, mantener una actitud vigilante con respecto a la POLI, cambiarnos de ropa si lo consideramos necesario y volver a casa en grupos muy pequeños y en lo posible discretos.

 

  • Si se tiene constancia de agresiones y/o detenciones en el transcurso de una mani/concentración, se aconseja promover los mecanismos legales y de difusión necesarios para denunciar públicamente esas prácticas policiales represoras, recabar la información necesaria (imágenes, números de placa o matrícula de lechera – si los hubiese -, testimonios), denunciar los hechos en un juzgado – nunca en comisarías – y emprender las acciones de solidaridad con lxs agredidxs/detenidxs que se consideren pertinentes.
Anuncios